titulo

titulo

domingo, 6 de enero de 2013

Cuando las preguntas no tienen respuesta

Como no tenía nada que hacer, me puse a pensar, a pensar en aquello que no ocurre.
Pensé entonces, en cuantos caminos nunca se cruzan, cuantas miradas nunca lo harán.
Cuantos deseos nunca se cumplen.
A cuantos destinos nunca se llega.
Cuantos dolores nunca se curan.
Cuantas verdades nunca se dicen.
Cuantos disgustos nunca se olvidan.
Cuantas lagrimas nunca se secan.
Cuantas veces te tengo que llamar, la cena ya se enfrió.
Bueno..... me llama mi señora....seguro ella agregaría , CUANTAS LLAMADAS NUNCA SE ESCUCHAN.

1 comentario:

  1. pero la llamada a comer nunca debe desoirse!!!!!! Ja Ja!!!!

    ResponderEliminar


Tu comentario es la razón de ser de este blog, hace uno o callá para siempre